24 Imágenes por Segundo

jueves, 3 de diciembre de 2009

Peter Jackson´s King Kong : Ahora más grande, con más metraje...

Hacía tiempo que rondaba por casa una copia de Peter Jackson´s King Kong (2005) Edición Extendida de Luxe (3 DVD). La compré en Los Angeles, concretamente en una de las pocas tiendas que pude encontrar de DVDs en Santa Mónica. Es una edición que incluye numerosos extras y, además, la versión extendida , jamás vista en cines de la enésima revisitación del clásico que Merian Caldwell Cooper (24 de octubre de 1894 - 21 de abril de 1973) creo para la literatura. Dicha versión extendida incluye la friolera de 38 minutos extra (tal cosa no me debería sorprender ya que el Mr Jackson, al igual de James Cameron, se han encargado últimamente de hacer versiones elefantiásiscas de casi todas sus obras) repartidos a lo largo y ancho del metraje.  

He de apuntar que soy un gran admirador de la bestia salvaje que vive en la Isla de la Calavera desde que tengo uso de razón. Mi primer encuentro con el gran mono tuvo lugar allá por 1973, cuando se celebró un homenaje tras la muerte de Cooper y pudimos ir toda la familia al cine a ver el reestreno de la película. Reconozco que el King Kong ( Merian Caldwell Cooper) de 1933 sigue siendo el mejor de todos. Es el único que puede transportar la imaginación de un niño y hacerle creer que aquel bicho tan feo y tan grandote, de movimientos un tanto mecánicos, existía de verdad , aunque todo sucediese en blanco y negro y lleno de rallas en la pantalla. Son cosas que nunca se olvidan, se quedan impregnados en la retina para el resto de la vida (y posiblemente otras vidas...).

Ojo, pero no me tachéis de purista. Para mí solo existen tres King Kong. El resto son sucedáneos. El segundo King Kong que disfruté fue el que John Guillermin (el dios del cine catastrofísta) llevo a las pantallas en 1976 con una desconocida Jessica Lange y un melenudo Jeff Bridges. Esta fue una película que recuerdo haberla visto en una sesión matinal en el cine Pelayo junto con mi padre y mi hermana, mientras mi madre, en casa batallaba contra el desorden y nos preparaba la comida. Tengo muy buen recuerdo de esta versión, sobre todo su excelente banda sonora de John Barry y esa escena tan seductora de Kong desnudando a la Lange en la cascada y soplándole en modo hiperhuracanado para poder secarla. He de decir que el climax final en las desaparecidas Torres Gemelas con ese corazón de mono apagándose lentamente hicieron del niño que habitaba en mí (con 9 años uno esta muy sensible) acabase sentado en la butaca en un mar de lágrimas.

A contra de lo que mucha gente opinaba, he de decir que la versión de Peter Jackson me gustó bastante. El barbudo (y anteriormente orondo) director me dio una visión del gran mono que a mi me gustaba. Se nota que tiene un gran respeto a la criatura, al gran clásico de Cooper (aunque en una escena de la película Jack Black, interpretando a oportunista director de cine Carl Denham, mencione despectivamente al padre de la criatura). Tenía constancia de que Jackson había filmado más escenas y esperaba con anhelo poder verlas integradas en una versión para DVD. Cuando adquirí el DVD estaba que no me lo creía. Pero... en cierta forma sentía cierto temor en poder ver si lo que había añadido después de haberlo desechado merecía la pena y/o estropeaba el ritmo trepidante de la mitad de la película. Así pues, decidí no verla hasta que estuviese preparado para ello. De eso un año y medio hasta que Juanjo, un amigo cinéfilo, admirador del director del Señor de los Anillos me comentó que quería verla. Y la vimos.  

No se muy bien por donde empezar pero de lo que sí tengo claro es que la nueva versión ampliada de Jackson me gustó bastante. Por lo menos y como sucedió cuando vi por primera vez King Kong me teletransportó a la Isla de la Calavera y me olvide de todo lo que había a mi alrededor. Resulta curioso que algunas de las escena añadidas tiene muchísima mayor calidad en cuanto a tensión narrativa se refiere que algunas que dejó puestas (y que siguen incluidas como la estampida de diplodocus de cartón piedra que en la nueva edición chirría por todos lados). Lo añadido es bueno, muy bueno y todo un homenaje al clásico de 1933 como la escena del viaje en troncos por el pantano o el primer encuentro de la expedición con un ser primitivo en forma de Triceratops con muy mala leche... No todo lo nuevo se centra en lo que sucede en la isla. Otra parte del metraje extra está empalmado en la primera hora de película, en el viaje en barco, donde muchos de los actores secundarios se dibujan mucho mejor y donde conoceremos más detalle sobre la vida y anhelos de los protagonistas.  

El King Kong de Jackson gana en intensidad en esta nueva versión. Es más grande (tanto como el peludo habitante de Isla Calavera), más dramática, más intensa que la copia desinflada que pudimos ver en el cine. Merece, ante todo, darle una nueva oportunidad, no verla como un simple remake con mucho dinero de por medio. Es todo un homenaje al cine de antaño, hecho con todo el cariño y con conocimiento de causa.  

1 comentarios:

A las 4 de diciembre de 2009, 19:12 , Blogger SisterBoy ha dicho...

Me matas. Muchos meses sin disparar chícharo y atacas con tropecientas actualizaciones consecutivas que hay que ir contestando de una en una.

1. De acuerdo con tu comentario de Moon. Es un estilo de hacer películas del espacio totalmente opuesto a las Space Operas cuyas características describes. Las referencias que me vinieron a la cabeza mientras la veía (lamentablemente en pantalla de ordenador puesto que nadie quiso estrenarla aquí, y luego se quejan de la pirateria) son las mismas que las tuyas con la excepción de Blane Runner. Los fallos de la película son achacables creo yo a la bisoñez de su autor. Siempre he dicho que gustará muchisimo a aquellos que no han visto las obras en las que se basa, para los que sí lo hemos hecho se queda en un buen producto.

2. Ya había escuchado las bondades de Carnivals of Souls aunque no de forma tan detallada. La pongo en lista de espera. Por cierto que otra de las fuentas de las que bebe La noche de los muertos vivientes es The last man on earth primera versión de Soy Leyenda protagonizada por Vincent Price y es que la originalidad es un concepto tan relativo como el del Universo.

3.De Pontypool en cambio no había oído hablar ni bien ni mal así que también la pongo en la lista, por tu descripción me recuerda un poco a La niebla, la de John Carpenter.
Ya que te interesa el mundo de la radio en el cine te recomiendo Talk Radio una de las películas más desconocidas de Oliver Stone.

4. De Paranormal Activity esperaré a verla antes de leer lo que has puesto :) por de pronto no quiero verla doblada que bastante sufrí con La Bruja de Blair película con la que todo el mundo insiste en comparar a P.A.

5. El cine quedará para 2012 y espectáculos pirotécnicos parecidos, la estrechez de los canales de distribución forzara irremediablemente a recluirse en casa para ver las cosas que de verdad valen la pena y de la manera en que deben verse (versión original y tal).

6. Mi primer encuentro con el gran mono fue también mi primer encuentro con el cine porque la primera película que vi en mi vida fue una explotation japonesa llamada King Kong se escapa y me pasé buena parte de la peli llorando escondido bajo la butaca del cine. Supongo que eso quiere decir que me gustó. Como somos de la misma quinta comparto contigo los recuerdos de la versión del 76 aunque revisionada recientemente sólo destacaría los short shorts de la Lange mmmmmmmm. La de Jackson la encontré francamente agotadora, es más para ver en casa con tranquilidad e interrupciones. Sinceramente y a pesar de la larga duración de la película creo que comenté en su día que la ausencia de escenas de transición en la vuelta a casa en barco me pareció un defecto así que si ese metraje extra recupera esa parte de la historia puede que valga la pena verla.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal