24 Imágenes por Segundo

jueves, 3 de diciembre de 2009

¿Cine en casa o cine en salas?


¡Ah, bonito dilema! Suena un poco como al de la gallina y el huevo ¿no es así? Pero estoy seguro que a estas alturas no seré el único que hoy en día le cuesta cada vez más salir a la calle para ir a una sala de cine a ver una película. ¿Y por qué igual os preguntáis? Pues en mi caso, entre otras muchas cosas, porque me da mucha pereza mover el culo del sofá y por la (ya lo se) mañida excusa del elevado precio de una entrada (eso sin añadirle las palomitas, refrescos y demás mandangadas...). Bueno, y si me permitís, por poner una excusa más, porque uno no está ya para aguantar a un público maleducado (victimas de la era consentimiento paternal) que no saben comportarse correctamente en una sala de cine ya que no paran de hacer el animal por entre el hueco de las butacas... Que sí, que también se que existen cines que repelen a este tipo de ácaros sociales; locales llenos de gafapastas intelectualoides que se consideran puristas y que veneran a Angeolopoulos, Von Trier y otros filósofos del celuloide (que tampoco desprecio). Pero, vuelvo a decirlo y quizás se la excusa con mas peso que pueda mantener ahora, me da mucha pereza salir de casa para ver una película. Me da igual que sea en 3D, de animación (estoy empezando a odiarlas), o super producciones de esas que se cargan medio mundo en Dolby Sorround... Ya no digo que lo que vaya a ver sea, por lo menos, decente y que valga la pena haber pagado por ella los 6 o 9 euros que cuesta la entrada...  


Ya se que no es lo mismo verlo en tu propia casa que en el cine. Aunque uno tenga una pantalla de 52 pulgadas, aunque cuente con un proyector y una pantalla de 2X2 metros... El cine es más cine en una sala llena de butacas alienadas, así lo será siempre, es precisamente el olor de una sala (cuanto más vieja mejor) lo que lo hace insuperable, ni el mejor ambientador del mundo conseguiría lograrlo.


Acerca de ver cine en casa... Hay que diferenciar muy claramente si el cine que vemos (o vamos a ver) es por lo menos en calidad, y no me refiero a calidad de guión, dirección e interpretación; hago constancia a si es de la suficiente calidad en cuanto a imagen para así poder disfrutarlo. Tenemos la santa suerte de que uno ya no tiene que esperar tanto a que el DVD o Blu Ray Disc de tal o cual película haga acto de presencia en nuestras tiendas habituales (tema precio es otra cosa). Si bien es cierto que a veces el ansia por conocer, o descubrir obras inéditas, haga que recurramos a descargar copias dignas del museo de los horrores. Hoy en día Internet se ha convertido en una especie de preselección de aquello que nos puede atraer (ya sea en música, cine o literatura) y posteriormente descargar nuestros bolsillos en dicho producto. No está el horno para bollos como para arriesgarse a meternos en una sala y tragarnos un bodrio infumable. ¡Ni hablar! Por lo menos en mi caso. Otra cosa es la comodidad. ¿Tienes pipí? Paras la película y te vas a regar la taza ¿Tienes popó? Otro tanto de los mismo ¿Te entra hambre? Paras y te preparas hasta una minipaella. Todo ello esturrufado en el sofá, con una mantita (si es invierno) o un cubata bien frío (si es verano). Que te has comprado la película. La guardas en tu estantería hasta la próxima vez que quieras verla (solo o en compañía) En resumidas cuentas: Comodidad. Eso sí, de ahí a coleccionar copias chungas de películas es otra cosa. Un buen cinéfilo (que no cinéfago) jamás consentiría tener una copia cutronga (otra cosa es que la película sea una basura integral) en su estantería. Ni regalada.  

Y yo me hago también una pregunta... ¿Tiene culpa la calidad de las obras (ahora si me refiero al guión etc..) para que el publico acuda a las salas a pasar más de dos horas sentado en una butaca?

Yo creo que sí. Son pocos los directores que hacen de imán para llevar a las masas a las salas de cine. Además, tristemente son pocos y hasta sobran dedos de la mano los que lo consiguen. Resulta curioso como las ventas de clásicos se han disparado de un tiempo a esta parte respecto a obras de nueva hornada. ¿Por qué? Sencillo: falta de originalidad en los guiones. Si no echadle un vistazo a grandes estrenos de los últimos años para daros cuenta de que estoy en lo cierto.

Ahora son muchos los estudios que quieren recuperar clientela. Su ponen que el 3D es la panacea del reflorecimiento de su negocio... Este año que viene (2010) empiezan a aparecer las primeras televisiones con tecnología 3D ¿Ganas de putear a las distribuidoras? No, en absoluto. La tecnología del hogar ha de renovarse. ¿Qué van a hacer sino el día que emitan películas en dicho formato en la parrilla de emisión de cualquier cadena de televisión? ¿Que sucederá cuando aparezca el Blu Ray con la versión 3D para verla en casa? El 3D no es la solución a la recuperación del gran público. Y una vez más volvemos a lo mismo: ¿Cine en casa o cine en salas?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal