24 Imágenes por Segundo

jueves, 19 de junio de 2008

Con la cámara en la mano.

Es curioso que sea el cine el que últimamente tome prestado elementos del lenguaje televisivo y no sea todo lo contrario. Supongo porque desde un tiempo esta parte es la televisión quien ha ganado bastante más público al séptimo arte, sobre todo con la proliferación de series y todo tipo de documentales político sociales. El uso de narrar una historia desde la perspectiva del cámara no es nueva. Lleva haciéndose desde hace tiempo, sobre todo desde la llegada de la televisión. Títulos como C'est arrivé près de chez vous ("Sucedió cerca de su casa". Rémy Belvaux, 1992) o The War Game (Peter Watkins, 1965) son claro ejemplo de ellos, pero no son los únicos. Ahora parece ser que género “Cinema Verité” resurge de sus cenizas sobre todo respaldado por algunos directores de pedigrí como Steven Spielberg con su monumental comienzo de “Salvad al Soldado Ryan (1998) o Brian De Palma y su reciente Redacted (2007).

Parece que el cine televisado es ahora un buen aliciente para tratar de dar nuevos aires a la industria. Sobre todo para directores de todas las tallas rebajen su condición de divos y entren a formar parte de la trama ya sea camuflados tras una cámara o bien convirtiendo su proyecto en un pastiche de medios audiovisuales cada vez más lejanos al cine tradicional. Que sí, que muchos saben muy bien que internet y concretamente youtube se han alzado para que personas anónimas puedan mostrar sus obras al público. Es por esto que muchos de ellos no se han querido quedarse atrás y demostrando que son incluso capaces de hacer una película a la misma altura y semejanza a la de directores amateurs repartidos a lo largo del todo el planeta.

Dejadme entonces hacer una comparativa a modo de comentario crítico sobre algunas de las películas más emblemáticas de este nuevo género cinematográfico:

Diary of the dead (George A. Romero, 2007)

Romero se reinventa a sí mismo, como zombi que es (no hay más que ver su aspecto para percatarse de ello) nos presenta una película que se parece más a un experimento de fin de curso (casi como su ópera prima) que una película filmada por un profesional. Es interesante que decida dejar de lado cualquier lenguaje cinematográfico, vamos, purista, para prestarse a hacer todo tipo de piruetas y burradas con una o dos cámaras, ya sean digitales, desde el objetivo cutre de un teléfono móvil o incluso desde un circuito de video vigilancia para crear con ello una obra divertida, aunque a veces algo forzada, llena de buenos clichés pero que no llegará nunca a la altura de sus anteriores obras "zombicas".

Redacted (Brian de Palma, 2007)

¿Por qué da la sensación qué la última película de De Palma no es más que un divertimento? ¿Dónde está la denuncia? ¿Por qué da la sensación que la olvidada Corazones de Hierro (Casualties of War, 1989) es una obra maestra comparada con este drama político social? Sí, De Palma juega con los nuevos medios, lo hace de forma algo torpona, sobre todo con los actores, forzados y poco naturales. Imprescindibles para que el resultado final fuese redondo e interesante. Pero no hay magia, no hay fusión. De Palma pierde el norte jugando con las cámaras y desparramando por todos lados una historia en un guión algo fallido, poco pulido. Quiere innovar, aportar un lenguaje nuevo pero nunca llega a ningún lado. Una lástima, sobre todo con una obra basada en un hecho real que podría haber dado mucho más de sí.

El Proyecto de la Bruja de Blair (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999)

Que puedo decir de este experimento que conmocionó a las masas, pero no a todas. Pese a no ser la pionera, antes habían habido más. Demostró que con cuatro duros podía hacerse algo que revolviese de la tumba la industria cinematográfica, saturada de efectos especiales y monigotes animatrónicos de latex. Pese al prolongado sopor que suponía tener que ver a esos tres palurdos perdidos por la montaña sufriendo todo tipo de bromas estúpidas por parte de Myrik, Sanchez hay que reconocer que creó un cierto interés por parte de nuevos cineastas por mostrar otra cara del terror desde otra perspectiva mucho más cercana.

Holocausto Cánibal (Ruggero Deodato, 1980)

Para mí la mejor del genero. Por mucho que digan que es una obra de ficción cuando uno ve sus imágenes (aunque sea una veintena de veces) a uno siempre le corroe la duda. Por lo menos en mi caso. Aquí la cámara es la protagonista absoluta. Muestra cosas, las exhibe, sin tapujos como si de un documental del National Geográfic se tratase. Su función es la de presentarse como un documental y quizás ahí juegue ventaja respecto al resto de películas. Nos la vendieron así y así muchos la asimilaron. Es una obra perfecta dentro del género con una suerte de detalles que dejan helado a más de uno, la muerte del guía por la serpiente y su aspecto de cadáver en el suelo con el rostro macilento y afilado aun no ha sido superado por nadie, está a la altura de cualquier noticia truculenta de los telediarios.

REC (Paco Plaza y Jaume Balagueró, 2007)

Sorprendente, inteligente sobre todo por el uso de cámara que se asusta y es pillada desprevenida como le sucede al resto de habitantes atrapados en el angosto inmueble. Lo que muestra resulta creíble, pese a algún fallo tontorrón y efectista que se le puede perdonar. La muerte del bombero que cae por el hueco de la escalera es tan real, tan inesperado que nada más pensar en ello aterra y se queda impregnada en la memoria durante mucho tiempo. Como si la hubieses vivido en el mundo real y tus propias carnes.

Cloverfield (Matt Reeves, 2008)

Otra forma de presentar el miedo hacia lo desconocido. Uno se lamenta cuando ve esta película como no se le ocurrió utilizar el mismo lenguaje a Steven Spielberg en “La Guerra de los Mundos”. Cuantas cosas habían cambiado…¿Quién no tiene hoy en día una cámara? ¿Quién en toda Nueva York no hizo uso de ella el fatídico 11-S? ¿Cómo una película tan sencilla y directa en planteamiento (monstruo se pasea por una metrópoli destruyendo y comiéndose a diestro y siniestro mientras un grupo de supervivientes lo filman) no se le había ocurrió antes a alguien? Aquí los cámaras no son soldados, ni profesionales del cine documental, ni de la televisión (aunque sea local) ni estudiantes de cine- No, son transeúntes anónimos con muy poca habilidad para enfocar un plano y utilizar el lenguaje cinematográfico como si se tratase de un profesional. Si es cierto que a veces parece una película forzada en muchos aspectos pero estoy seguro que si en vez de un atentado terrorista un monstruo hubiera devastado una parte de Nueva York habríamos visto escenas como las que se presentan en la película.

3 comentarios:

A las 21 de junio de 2008, 14:39 , Blogger SisterBoy ha dicho...

Las he visto todas menos la de Romero (que no se ha estrenado aqui y por lo tanto no tendré más remedio que "comprar).

De acuerdo con el resto incluyendo la decepcionante Redacted que efectivamente parece una puesta al dia de los potstulados de "Corazones de hierro" aunque con bastante menos fortuna.

Gracias por hacer referencia a The War Game, nunca se la reivindicará lo bastante

 
A las 22 de junio de 2008, 0:36 , Blogger foscardo ha dicho...

Tienes toda la razón. The War Game es una pequeña joya que encoje el corazón de cualquiera.
Por cierto pronto hablaré del Kalamar. Acabo de ver los primero 10 minutos y nos hemos partido la caja con la especie de videoclip "It´s Raining Men", este tipo cada vez está peor. Ya no da pie con bola el pobre.

 
A las 22 de junio de 2008, 13:23 , Blogger SisterBoy ha dicho...

Jo pues esos diez primeros mintuos estan considerados como los mejores incluso por gente a la que no le ha gustado la pelicula. Tiemblo al pensar en cuando vean el resto

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal