24 Imágenes por Segundo

jueves, 31 de enero de 2008

Películas que han marcado mi vida.

Sucede, como con la música, que el cine forma una parte importante de mi vida y supongo que también de la vuestra. Personalmente no puedo concebir un mundo sin celuloide. Sería triste y aburrido, aunque siempre tendríamos los libros para dejarnos escapar unos instantes de la realidad. Yo he heredado mi pasión por el séptimo arte gracias a mis padres. Ya he comentado en más de una ocasión su amor por el cine.

Frankestein (James Wale 1931)
Fue la primera película. Tenía dos a
ños cuando mi madre me llevó al cine a verla, acompañado por una vecina (por cierto experta en preparar sabrosas merendolas cinéfilas a base de bocadillos y otros manjares) Mi madre me dijo que me pase gran parte de la trama durmiendo, pero sobre todo roncando. Me dijo una vez que vio como me despertaba, justo en el momento en el que aparecía Boris Karlof haciendo de criatura. Me dijo que había puesto los ojos como platos como fascinado y asustado a la vez. Es curioso pero yo recuerdo algo de ello. Me acuerdo de ver algo en blanco y negro, un señor mayor ciego al que visitaba una especie de ser descomunal con la cabeza cuadrada y dos tornillos en el cuello.

Tiburon (Steven Spielberg 1975)
Otra e mis grandes favoritas. Recuerdo que d
iseñé, en mi casa, un decorado para la entrada del cine con motivos basados de la película. Había algas colgando del techo y acomodadores vestidos de hombre rana. En casa teníamos la novela de Peter Benchley y leía fragmentos buscando aquellos que más me gustaban que por supuesto eran los ataques del tiburón. He de decir que salí muy impresionado del cine con imágenes como el ataque a la laguna con esa pierna amputada descendiendo a las profundidades o la cabeza del pescador asomándose por el hueco del bocado que había pegado el escualo a la barca. Tenía tanto miedo que no me atrevía ni a beber en un baso de agua (a no ser con pajita) no fuera que me apareciese su el tiburón y con su mandíbula y me zampase de un sopetón.

El pozo y el péndulo (Roger Corman 1961)
Sólo una escena. Ese péndulo bajando lentamente y cortand
o la camisa de Francis (John Kerr). Simplemente angustiosa.

Aullidos (Joe Dante 1981) y Un Hombre Lobo Americano en Londres (John Landis 1981)
Son las dos primeras películas que alquilé e
n video. Me metí tal maratón de cine de terror que me produjo mi primer ataque de ansiedad. Hay escenas en cada una de ellas que me marcaron. En aullidos el polvo a la intemperie que se mete el Bill (Christopher Stone) marido en la película y en la realidad de Dee Wallace Stone con Marsha Quist (Elisabeth Brooks) con transformación incluida, es lo más morboso que he visto en mucho tiempo. En la segunda me impactaron las escenas de las pesadillas de David (David Naughton) la horribles apariciones de Jack Goodman (Griffin Dunne) a su amigo y, porque no, la escena de la transformación.

El Coloso en llamas (John Guillermin (1974)
Otra película clave en mi vida. Fue la que hizo que descubriese el cine de catástrofes. Me encantaba todo de ella. Las situaciones, sobre todo aq
uella cestita colgando en el vacío...

Encuentros en la Tercera Fase (Steven Spielberg 1977)
Una maravilla. Disfruté con ella mil veces. Me gustó tanto como me había gustado la Guerra de las Galaxias. Spielberg era el rey. Me acuerdo que en el disco de la banda sonora había una versión en single del tema principal en versión discoteca. Con unos amigos inventamos un baile al respecto con el que torturábamos a familiares y amigos en cuanto se nos antojaba. Aun tengo el cómic de la película por casa. La escena de Barry (Gary Guffey) abriendo la puerta y esa luz anaranjada iluminándolo todo era bestial.

Alien El 8 Pasajero (Ridley Scott 1979)
Uff, que puedo d
ecir de esta obra maestra. Recuerdo que cuando leía algo de ella, antes de que se estrenase, pensaba que era una peli más de ciencia ficción que aprovechaba el tirón de éxito de Star Wars. Cuando mi hermana me dijo que una amiga suya la había visto y que aun tipo le salía un bicho del estómago no me lo creí. Aquello era imposible. No se podía hacer. Cuando en el cine vi la escena me quedé aterrorizado e intrigado, era cierto, un gusano enorme había salido de la barriga ¿cómo coño lo habían hecho? Recuerdo quererme ir del cine en las ultima escena cuando Ripley (Sigurney Weaver) corría como una loca por los pasillos a punto de exoplotar de la Nostromo. Me angustié mucho. Luego en casa me comí la olla un montón reguntándome por qué aquella pobre gente tenía que sufrir aquel infierno y me entró tal terror que tuve que ir a dormí con mi hermana.

Rollerball (Norman Jewison 1975)
Fascinante. La primera vez no pude verla entera ya que estaba con unos amigos en un cine de pueblo y vinieron nuestros padres a buscarnos. Me gustaba la estética semejante a 2001 de Kubrick La escena de la fiesta y los invitados quemando un árbol o el partido inicial contra el Madrid son lo que mas recuerdo de ella.

Psicosis (Alfred Hitchcock 1960)
La primera vez no la vi, la escuché. La estaban viendo en l
a tele de su habitación mis padres y mi hermana. No querían que me asustase al verla. Insisto: fue peor escucharla.El Increible Hombre Menguante (Jack Arnold 1957)
Una maravilla del fantástico. La escena del gato atacando la casita de muñecas, la lucha con la araña o la mosquitera que, de repente, era accesible para Scott Carey (Grant Williams) hacia el mundo exterior no se me olvidarán jamás.

Mujercitas (George Cukor 1933)
Otra película de la infancia. Ahora parece cur
si y ñoña pero disfrutaba con las aventuras de Jo (Katharine Hepburn) Amy (Joan Bennett) Beth (Jean Parker) y March (Frences Dee). Recuerdo las escenas de la fiesta en casa del vecino con el vestido de Jo con un parche en el culo de haberlo quemado al acercarse a la chimenea. La muerte del bebe de la vecina debido a la escarlatina me produjo desde entonces mucho yuyu o cuando Jo cansada se enfrenta a la frepelente tía March (Edna Mary Oliver).

Las Vacaciones del Sr Hulot (Jaques Tatti 1953)
Otra que fui con toda la familia. Excepto mi padre nadie sabía nada de ella. Nos reímos como nunca. Fue una tarde de lo más divertida, inolvidable.

Qué verde era mi valle... (John Ford 1941)
Era una de mis películas de mi infancia. Lo que más me gus
taba era la cama que tenia Huw Morgan (Roddy McDowall) empotrada en el alfeizar de una ventana. La vi en televisión varias veces y me quedaba siempre embelesado con ella. Hace poco la vi junto con Eva en nuestras vacaciones alpinas y seguía tendiendo chispa.

La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (Don Seigel 1956)
Una de mis joyas. Una de las pocas películas que m
e llevaría a una isla desierta (con electricidad, TV y DVD incluída, por supuesto). Yo sufría terrores nocturnos y dormir para mi era un suplicio. Imaginad lo identificado que estaba yo con esta obra maestra. No tiene desperdicio alguno. Es perfecta de principio a fin.

El Hombre con Rayos X en los ojos (Roger Corman 1963)
Me fascinaba eso de que un hombre tubiese la habilidad para poder ver a través de los muros y personas. Las consecuencias fianles no me agradaron mucho. Los ojos completamente
negros del Doctor James Xavier (Ray Milland) y los feligreses gritándole "!Arrancatelos, arrancatelos¡" me produjeron un trauma con pesadillas incluidas.

Star Wars Episodio 4 (George Lucas 1977) y El Imperio Contraataca (Irwin Kersner 1980)
La Number One. La mejor de toda. Marcó un antes y un después en mi forma ver el cin
e. Para mí sería y será siempre el año O de mi vida cinefilia. Si Spielberg era el rey George Lucas era el mago del reino. Conocía la existencia de la película porque mi padre se había comprado la novela escrita por Lucas en inglés y porque también me la había comprado en castellano (por cierto fue el primer libro que me leí en mi vida). En casa ya sonaba la banda sonora hacia meses antes de sus estreno. Lucas supo hacerme creer que mundos como Tatooine, Hoth, Dagobah, Bespin o La Estrella de la Muerte podían ser tan reales como el nuestro. Yo quería ser Luke Skywalker (Mark Hamill) y tener dos robots como R2D2 y C3PO. Queía vivir miles de aventuras en ese universo. Por auqellos tiempos traté montar una obra de teatro basada en Star Wars con un amigo (y eso que aun no habíamos visto la película) Construimos un robot (en realidad unos botes de detergente que embuchamos al hermano pequeño de mi amigo y que se quejaba cada vez que le haciamos pruebas. Me compraba (y aun conservo) los cómics Bruguera oficiales de la película. Me servían para continuar soñando con ese universo. También tuve el álbum de cromos (que lo terminé) y el libro del Making Off. Mi hermana me regaló para navidades mi segunda espada láser (la primera fue la entena de una radio que, al agitarla violentamente, se extendía hasta parecerse a algo semejante a un sable como los de la película. De tanto darle manotazos se rompió y me lleve una soberana hostia por parte de mi padre después de ello) También me compré los muñecos de la película que guardaba como paño en oro.

Bienvenido Mr Scrooge ( Ronald Neame 1970)
La pude ver de reestreno y automáticamente se convirtió en una de mis películas favoritas. Me gustaba mucho la ambientación oscura y lúgubre de todos los decorados las canciones, la que canta Tiny Tim (Richard Beaumont) llamada "The Beautiful Day" que rompe el corazón a todo el mundo m
enos Scrogge (Albert Finney), o ese fantasma de Jacob Marley (Alec Guinness) etéreo, vestido con su sudario con las cadenas flotando por el aire y esa mano despidiéndose a cámara lenta mientras se cierra la puerta de la habitación. Pero para impactante el espíritu de las navidades futuras, alto, vestido con la tunica negra en alegoría a la muerte o la escena de Scrooge en el infierno mientras le rodean de unas cadenas inmensas mientras grita aterrado.

Siete Novias para Siete Hermanos (Stanley Donen 1954)
Mi madre nos llevó a mi hermana y a mí a verla. Fuimos a regañadientes. No nos apetecía nada. Estabamos seguros que nos aburriríamos. El resultado fuel el opuesti. Salimos encantados y con ganas de volver a verla. Ese mismo día mi madre nos compró el disco de la banda sonora que escuchamos 654765765 veces hasta casi rayarlo.

El Séptimo Sello (Igmar Bergman 1957)
Otra
de mis grandes obras fetiche. La primera vez que la vi era muy pequeño y me impresionó mucho el personaje de la Muerte (Bengt Ekerot) todo él de negro, luciendo ese rostro pétreo y pálido pero aun y así elegante. La escena que más es me quedó grabada es la de la danza de la muerte con esas siluetas en lo alto del risco agarradas de la mano.

El Mago de Oz (Victor Flemming 1939)
La vi en Madrid. Flipé mucho con ella. Esos decorados tan cartón piedra, ese color tan intenso. El hombre de hojalata me daba mucha grima (aunme lo da), en c
ambio el Espantapájaros y el León cobarde me entusiasmaron. Nunca olvidaré ni la escena del campo de flores sedantes, los monos voladores, la farsa del Mago en la Ciudad de Espemeralda o el derretimiento de la bruja malvada del Este. Pero lo que más me gustó fue la marquesina del cine donde la proyectaban en la Gran Vía con los retratos en grande de todos los protagonistas.

El Mundo está Loco, Loco, Loco, Loco... (Stanley Kramer 1963)
Una de mis preferidas. Recuerdo un domingo ir a verla en tropel junto a mis padres, mis tios y unos amigos. Me encantó la escena de la doble V en el parque y la secuencia de la
escalera mecánica o el avión descontrolados.

Oliver! (Carol Reed 1969)
Toda una institución en mi casa. Era LA PELICULA. La Number On
e hasta que llegó Star Wars. Recuerdo que cuando la vi me llamó mucho la atención la ambientación, tan oscura y triste, con todos esos niños tan bailones y cantarines pero pobres. Sentía pena por el pobre Mark Lester que interpretaba a Oliver con esa eterna cara de no haber roto un plato en su corta vida.

West Side Story (Jerome Robbbisn/Robert Wise 1961)
La vi en Inglaterra, en c
asa de mi abuela a través del televisor. No entendía nada solo cuando alguna vez hablaban en castellano. Mi padre era un fan de la banda sonora. Era uno de los discos mas pinchados los fines de semana.

Poltergeist (Tobe Hooper 1982)
Que miedo pasé. Sobre todo los últimos diez minutos con esa casa descontrolada y totalmente dominada por las fuerzas del mal. Esa noche no pude dormir solo, estaba más que aterrado. Como siempre me fui a dormir con mi hermana.

Fiebre del Sábado Noche (John Badham 1977)
Cuando fui a verla junto con mi madre, mi hermana y unos vecinos pensaba que el acomodador no me dejarían entrar a verl
a, pero no fue así. Aquí fue cuando descubrí que en el cine también se follaba aunque sólo fuera en la parte trasera de un coche y se decían palabrotas. Me encantaba como bailaba John Travolta. Pienso que esta película creó escuela, sobre todo en preadolescentes como yo que descubrimos con agrado la música disco. Mi hermana en concreto a los Bee Gees.

Bailando con Lobos (Kevin Costner 1990)
Es importante para mi pero no por la película, que considero un tostón; sino por que fue la primara vez que fui solo al cine. Me costó decidirme pero lo logré. A partir de entonces se convirtió en una práctica muy habitual.

Blade Runner (Ridley Scott 1981)
Maravillado me quede yo con semejante obra maestra. Me trasportó al futuro desde el primer momento. Aquello era pura magia y lo demás eran leches. He decidido que quiero que me incineren con ella.

El Baile de los Vampiros (Roman Polansky 1967)
Otro descubrimiento gracias al sabio consejo de mi padre. Ya había oído hablar de ella en casa y la verdad es que le tenía ganas. Fuimos a un reestreno y no me arrepentí nunca. El profeso
r Ambrosius se convirtió en mi héroe.

Barrabas (Richard Fleischer 1962) y El Desafío de las Águilas (Brian G. Hutton 1968)
No esperaba nada de ellas cuando fui a verlas sobre todo la segunda porque el cine bélico no me atraía na
da. Finalmente agradecí al cielo haberlas descubierto. Disfrute como nunca con ambas. Me engancharon y aun en día son dos de mis películas favoritas.

La Profecía (Richard Dooner 1976)
Mis padres la habían visto y nos hablaban mucho de ella. Eso de que un niño era el hijo del demonio me llamaba mucho la atención y me aterraba. Cuando la vi, me encantó y me aterrorizo a partes iguales. En casa rondaba la banda sonora que un día partí en cientos de pedazos y
lancé al cubo de la basura. Me daba malos rollos.

Chinatown (Roman Polansky 1974)
Uno de los peores momentos en una sala de cine. Fui a verla de reestreno con mis padres. Yo no tenía ni nueve años. Me aburrí como una ostra. No
había forma de que la puñetera película se acabase. Se me hizo eterna, en serio y cuando al final se cargan a Fay Danaway sentí hasta alegría, no por ella, sino por que faltaba casi nada para los títulos de crédito. Tengo ganas de darle una segunda oportunidad.


La Noche de los Muertos Vivientes. (George A. Romero 1969)
La vi sin verla. Me la explicó mi madre un verano como si se tratase de un cuento. Pase más miedo cuando me la contó que cuando conseguí verla
en video. Una película que mitifiqué anticipadamente y no me arrepiento de ello en absoluto.

Grease (Randal Kleiser 1978)
Otra joya de la corona. Recuerdo las interminables colas para ir a verla y en sesión matinal. Nos se que tiene pero engancha. Mi hermana y yo nos compramos la fotonovela de la película y el disco doble para así revisarla una y otra vez. Nos aprendimos los bailes, queríamos vestirnos como los macarras de Travolta y Olivia Newton John al final de la película.

La Mascara (Chuck Rusell 1994) y Forest Gump (Robert Zemeckis 1994)
Estas dos van juntas por una sencilla razón. Pertenecen a la época en la que falleció mi madre. Ella me compró la entrada para The Mask precisamente para el preestreno en el festival de Sitges 1994 (curiosamente también la primera vez que acudía a dicho evento). Con Forest Gump s
ucedió que, una semana después de fallecer mi madre fui a verla de estreno. Estaba muy deprimido y confuso. No sé porqué pero el mensaje de Gump me ayudó un poco a superar el dolor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal