24 Imágenes por Segundo

jueves, 31 de enero de 2008

El cine de mi infancia: De catástrofes a monstruos insaciables.

Siempre me gustó el cine de catástrofes. Para mí era el mejor, el más trepidante, el que te hacía quedarte agarrado al asiento durante unas dos horas viendo como un puñado de personas hacían todo lo posible por sobrevivir. La década de los 70 fue la edad de oro para éste tipo de cine. Duró siete años con verdaderas joyas como "La Aventura del Poseidón", El Coloso en Llamas", "Terremoto", "Aeropuerto 1974 y 1975", "Hindenburg" e incluso "Tiburón".
No sólo me gustaban las películas, también disfrutaba con los carteles promociónales que las anunciaban. Eran autenticas maravillas. Cuando los contemplabas algunos te resumían en su conjunto gran parte del argumento. La imaginación hacía el resto. Siempre que mi padre traía el periódico a casa yo lo abría y me iba directo a la sección de cine y espectáculos. Cuando aparecía uno de ellos yo me quedaba largos minutos contemplándolo. Siempre había un común denominador en todos ellos. En la parte inferior aparecía una tira de fotos con todos los personajes principales. A veces, debajo de las fotos, aparecía una leyenda, un mote, que solía definir a cada uno de ellos. En "El Coloso en Llamas" aparecía "El arquitecto" (refiriéndose al personaje de Paul Newman), "El Jefe de Bomberos" (Steve McQueen)o "El Constructor" (William Holden)... Con esos datos te hacías más o menos una idea de a quien te podrías a encontrar dentro de la trama. En mi caso jugaba con cierta ventaja. Mi padre era muy cinéfilo y también muy bibliófilo así que solía adquirir, en su idioma natal (off course), las versiones novelizadas de las películas, o bien las novelas originales en las que se habían basado. De esta forma yo conocía parte del argumento ya que él solía explicármelo como si se tratase de un cuento.
Mi primera película de catástrofes fue, como no, "El Coloso en Llamas" (John Guillermin, 1974). Recuerdo el día del estreno, las colas de espera junto al cine Bosque o cuando dias más tarde me regalaron la Banda Sonora de "John Williams" con la canción "We May Never Love Like This Again" cantada por "Maureen McGovern" (gracias a ello a la pobre, con el tiempo, le cayó el San Benito de cantante catástrofe al cantar también "The Morning After" para "La Aventura del Poseidón") . Eran tiempos que no existía ni el DVD ni el video, y la televisión era solo una cadena. Cuando escuchaba la música me imaginaba todo lo que había visto. Lo recordaba a medias pero yo solía añadir los restos que faltaban. Me imaginaba dentro de la trama, luchando contra el fuego, siendo rescatado por los bomberos en helicóptero, o montado en la silla colgante, o atado en una de las columnas a la espera de chaparrón de agua después de que "Newman" y "McQueen" hicieran estallar los depósitos. A veces incluía amigos y familiares en la trama. Como ya he comentado en otro momento, solía recrear los mejores momentos en el patio del colegio con algunos compañeros.
Antes de "El Coloso en Llamas" ya conocía la existencia de "La aventura del Poseidón" (Irwin Allen 1972), curiosamente no la ví en su estreno. Aun era demasiado pequeño como para asimilarla. Pero aquello no era impedimento como para no conocerla de cabo a rabo ya que mis padres ya se habían encargado de cantármela y mi imaginación se había encargado del resto. Más tarde cuando la pude ver en un cine de reestreno, me dejó alucinado, pese a no ser como yo la había imaginado. No tardó en convertirse en una de mis películas favoritas.
En 1975 llegaron Tiburón (Steven Spielberg 1974) que me produjo malos rollos con el agua (a la que ya tenía pavor) haciendo que incluso me impidiese el simple hecho de beber de un vaso, no fuese que me apareciera el temido escualo para comerme de un bocao, "Terremoto" (Mark Robson 1974) con el sistema "Sensurround" que hacía temblar la sala como si estuvieses dentro de la película. Por cierto de "Terremoto" me flipaba su cartel, casi el que más. Era impresionante. Tambien tenía ristra de fotos, cada una con su leyenda. También recuerdo los primeros "trailers" de la película emitidos en TV. Otros títulos de ese mismo año fueron "Aeropuerto 1975" (Jack Smight 1974) protagonizada por "Karen Black", "Charlton Heston" y "George Kennedy" (estos dos últimos venían de ya de la mencionada "Terremoto") y contaba como una azafata estrabica se ponía al mando de un Jumbo tras colisionar en pleno vuelo con una avioneta (la escena del piloto del Jumbo sin ojo y la cara hecha un higo me produjo verdaderas pesadillas); "Hindemburg" (Ribert Wise 1975) que estaba basada en el trágico final del dirigible fletado por el Tercer Reich en 1937 con "George C. Scott" (impresionante el momento que explota junto con la bomba) "Anne Bancroft" y "Burgess Meredith" y la cutre "El Hundimiento del Japón" (Shirô Moritani y Andrew Meyer 1973) pero con un cartel tan impactante como cualquiera de los americanos. En 1976 la cosa flojeó pero recuerdo bien "Pánico en el Estadio" (Larry Peerce 1976) con ¿adivináis quién? ¡Nada más y nada menos que el omnipresente "Charlton Heston"! A éste le acompañaba "John Cassavettes", "Martin Balsam" y "Beau Bridges" (el pobre como el primer muerto de la función) y "Tentáculos" (Ovidio G. Assonitis 1976) (está por desgracia, la vi por primera vez hace muy poco) una horripilosa mala copia de "Tiburón" con "John Huston" y "Sherley Winters", ambos en horas muy bajas al igual que el pulpo gomoso protagonista sacado de los últimos saldos de los ya desaparecidos almacenes “El Águila”. En 1977 recuerdo dos pequeñas joyas del catastrofismo. La primera era "Montaña Rusa" (James Goldstone 1977) que, al igual que "Terremoto", se estreno con el sistema "Sensurround" y estaba protagonizada por "George Segal", "Richard Widmark" y "Timothy Bottoms" haciendo de pirao que dedicaba todo su tiempo a sabotear las mejores montañas rusas de los EEUU a base de hacer descarrilar vagonetas con pobres incuatos sentados dentro de ellas. La segunda joya fue "Aeropuerto 1977" (Jerry Jameson 1977) tercer titulo de la saga donde repetía papel "George Kennedy" al cual acompañaba "Jack Lemmon", "Christopher Lee" y la plasta y amorfa de "Brenda Baccaro"; por cierto la trama iba sobre un lujoso avión cargado de valiosas obras de arte que, por un casual, sufría un sabotaje en manos de unos malvados terroristas cayendo al océano donde se sumergía con toda su tripulación y pasajeros aun vivos en su interior. Sin salir del agua ese mismo año se estrenó otra secuela, se trataba de Tiburón 2 (Jeannot Szwarc 1977) con "Roy Sheider", "Lorraine Gary" y "Murray Hamilton" repitiendo papeles, ésta nueva entrega fue menospreciada en su tiempo pero a mi me dejó muy buenos recuerdos como por ejemplo cuando el nuevo escualo atacaba a una mujer que practicaba esquí acuatico, o cuando el boquerón se emperra por dar por saco a las embarcaciones de la cuadrilla de niñatos repelentes, también cuando le da por comerse a un helicóptero de rescate (hélices incluidas) o cuando se papea a uno los dos "teens" rezagados y en pleno estado soba que te soba. Pero lo mejor, para mi, es el final, cuando el bicho acababa achicharrado tras morder el cable eléctrico que suministraba electricidad a la isla de Amity (siempre me cuestioné que clase de cabreo pillaron los habitantes de la misma después de suceder todo eso) y ver como le salia un humo negro de uno de los ojos. Por útimo tenemos dos titulos "Piraña" (Joe Dante 1978) con "Bradford Dillman", "Heather Menzies" y "Kevin McCarthy", y que me encantó por lo divertida y gamberra que era (y por que los rios ya no eran un lugar seguro donde nadar) y "Orca la Ballena Asesina" (Michael Anderson 1977) otra seudo copia de "Tiburón" con "Richard Harris" (a modo de histriónico Capitán Ahab del siglo XX), "Charlotte Rampling" y "Bo Derek" antes de convertirse en mujer 10. Lo mejor: el ataque de la orca a casa de "Harris" con las piernas de la pobre "Bo" como psicolabis o el aborto de la orca hembra sobre la cubierta del barco, un asquito que en su tiempo me produjo nauseas incontrolables. En 1980 se estrenó "La Isla del Fin del Mundo" (James Goldstone 1980) el canto del cisne definitivo del género con "Paul Newman (ya entrado en años),"Jacqueline Bisset", "William Holden" y "Red Buttons" (ambos como Newman, Kennedy y Heston) ya habituales reclamos en este tipo de cine (entre otras cosas por que ya no se comían un rosco en otro tipo de producciones). Ésta última ya la vi directamente en formato Betamax. Con eso ya me bastó y me sobró, la peli era tan cutrona que no merecía la pena visionarla en una pantalla grande.
Por cierto, os dejo un clip con una de las canciones mencionadas antes que resume dos de los mitos cinematográficos de este genero.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal